What does Alberto Motessi say..

Es un libro realmente excepcional. Justo para el momento que vivimos.

Le confieso algo al lector. Después de haber hecho el prólogo de muchísimos libros de amigos cercanos y lejanos, en este caso me siento absolutamente inepto. Es un alto honor que Carlos me otorga invitándome a escribir unas pocas líneas de introducción a esta obra magistral. Al leer “La Otra Cara De La Victoria” me pareció escuchar una majestuosa sinfonía.

Los relatos que los Pastores Carlos y Miriam Peñaloza nos comparten son como el libro de Job en tiempos modernos.

¡Cuánta honestidad en las explicaciones! Carlos desnuda su corazón, el corazón de un verdadero siervo de Dios.

También nos hace vivir cumbres de gloria trayendo a nosotros memorias sublimes. El asombroso ministerio de Julio César Ruibal que no sólo sacudió a Bolivia, sino que desbordó sus fronteras. La tierna relación con los cuatro preciosos hijos. Las luchas, las preguntas en medio de las pruebas que llegaron a extremos casi inexplicables.

Los “ángeles” que ministraron a sus necesidades; los milagros poderosos que experimentaron. El dulce encuentro de Daniela con Barney… ¡y tantas cosas más!

Algo que me bendice mucho: las fotos de Carlos y Miriam en las últimas páginas. ¿Estos son los rostros de quienes han pasado por el horno de la prueba? ¡Qué bellos se ven los dos! ¡Cuánta paz que reflejan!

Al leer este libro sentí que estaba ante un gigante.

Y aquí viene la razón por la que afirmo que este libro es justo para el momento que vivimos.

Temo que en esta etapa de la historia cristiana del continente, se ha exaltado desmedidamente a personalidades cristianas como lo hace Hollywood con “sus estrellas”.

Se ha hablado mucho de éxito, logros, prosperidad; se ha enfatizado mucho las añadiduras. Tal vez por esto es que nuestro cristianismo no transforma la sociedad; es superficial y ha llenado nuestras congregaciones de personas que llegan buscando “los panes y los peces”. ¡Un montón de niños espirituales que al primer vientito de otoño, les da pulmonía!

Este libro presenta con claridad la faceta descuidada de nuestra teología: el sufrimiento.

El sufrimiento que, aunque queramos darle la espalda, está allí; es parte de la vida. Este libro nos enseña que el desarrollo del carácter es fundamental para el cristiano.

No amamos a Dios por lo que Él nos da. Le amamos y servimos por lo que Él es: el dueño, la máxima autoridad, el soberano, el todo de nuestra vida.

Gracias queridos Pastores Peñaloza por ser tan sinceros y abiertos al compartirnos este testimonio glorioso. Este libro secará las lágrimas de muchos que están “en el valle de la sombra y la muerte”, hará posible que muchos descubran que, aún en medio del dolor, “Él es nuestro Pastor”, “Su vara y Su cayado nos infunden aliento”.

Doy una cálida bienvenida a “La Otra Cara De La Victoria”; un libro que todos deberían leer. Esta obra literaria impartirá la fortaleza del Señor a sus vidas.

Con gran admiración,

Alberto H. Mottesi